Varios de los post de este blog están referidos a TripAdvisor y la problemática de las opiniones falsas, pudiéndose entender que tengo algo personal contra esta empresa o que creo que no es una herramienta útil para los viajeros. Pero nada más lejos de la realidad, mi deber es tratar de ser imparcial y por eso trato de enfocar esta problemática desde diferentes puntos de vista.

En este caso presento el artículo publicado en la revista científica “Papers de Turisme” que lleva por título “El mito de las opiniones manipuladas en TripAdvisor” y del que soy coautor. Los resultados muestran que las puntuaciones que obtienen los hoteles en esta web son bastante fiables, por lo que resultaría muy extraño encontrar un establecimiento de “mala calidad” con alta puntuación o viceversa.

Esto no entra en contradicción con lo relatado en anteriores post sobre la relativa facilidad para incluir opiniones falsas o el poco interés que parece tener TripAdvisor en la persecución del fraude. Los hoteles analizados en el estudio tienen un alto número de opiniones registradas, lo que obligaría a incluir una gran cantidad de opiniones manipuladas para variar significativamente su puntuación. Eso puede ser la explicación para que los hoteles desechen esa opción o, de hacerlo, simplemente consigan incrementar en “medio punto” su valoración.

Veamos un claro ejemplo de esto en el caso de un hotel real, que cuenta actualmente con una valoración de cuatro puntos:

mito

En realidad la puntuación media debe estar en torno a 3’95, pero TripAdvisor redondea al valor más cercano, de forma que el hotel puede tener un …3  3’5  4  4’5… El objetivo podría ser alcanzar el siguiente escalón, que sería el de 4’5, algo viable si se incluyeran el suficiente número de opiniones manipuladas. Está claro que deberían ser opiniones de 5 puntos, ya que incluir opiniones de 4 puntos no tendría influencia en la puntuación del hotel.

Haciendo un cálculo matemático muy simple podemos concluir que serían necesarias entre 50 y 100 opiniones de 5 puntos para que TripAdvisor situara el hotel con esa puntuación de 4’5. Aunque eso sea relativamente viable, hay que tener en cuenta que, además de crear esos usuarios e inventarse el texto de las opiniones, se deben tomar una serie de medidas adicionales que eviten ser detectados por TripAdvisor, algo que no hace tan fácil la tarea.

El primer problema es que no podemos hacerlo todo en unos pocos días. Este hotel recibió unas 50 opiniones en 2015 (una por semana) y seguramente siga el mismo ritmo en 2016. Probablemente TripAdvisor no sospeche nada por el hecho de que una semana entren 3-4 opiniones consecutivas con la puntuación máxima, aunque ese tipo de valoraciones solo represente el 20% del total del hotel. Pero si superamos esas cifras o este hecho se repite demasiadas semanas consecutivas, una alarma saltará en los sistemas.

Otra dificultad añadida la encontramos en el perfil de los usuarios falsos que otorgan la puntuación máxima de 5 puntos. Si en la mayoría de los casos se trata de personas con una sola opinión registrada en la web, eso también activará las alarmas, ya que la mayor parte de las contribuciones provienen de usuarios que ya habían escrito sobre otros establecimientos. También será sospechoso que todas esas opiniones provengan del mismo ordenador (misma IP), sean en el mismo idioma, utilicen el mismo sistema operativo o navegador web, etc.

En definitiva, es relativamente fácil incluir unas cuantas opiniones falsas en TripAdvisor, pero hacerlo a gran escala presenta una serie de dificultades, que lo hacen casi inviable. Como decía Abraham Lincoln o Bob Marley (no estoy seguro de cúal es el original) “…no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo…”

lincoln

Ahora me fío de TripAdvisor
Etiquetado en: